La discriminación racial se llamará Coronavirus

La discriminación racial se llamará Coronavirus

Por beatriz losa

Parecería que este año el Día Internacional contra la Discriminación Racial ha perdido fuerza por la invasión del coronavirus en nuestra cotidianidad.

Pero esta cotidianidad es muy diferente para cada una de nosotras. Hoy, pasar el confinamiento en tu hogar, con abastecimiento de alimentos, con tanto agua y jabón como sea necesario, y el codiciado acceso a internet, es un privilegio.

Y por ello, estos días no puedo dejar de pensar en mis estimadas maestras, que no tienen estos privilegios: mujeres racializadas de procedencias, identidades de género, orientaciones sexuales diversas, que viven todas sus diversidades con orgullo en este territorio, tantas veces hostil. Ellas me enseñan cada día sobre la resiliencia, la capacidad de resistencia, sobre la valentía, sobre la necesidad de solidaridad y sororidad, sobre la necesidad de compartir una carcajada y un abrazo sentido.

Pienso en las 2 mamás y sus dos niños, que ayer hizo 1 año que llegaron a nuestro territorio, y que hoy están confinadas en una pequeña habitación de un Centro de Urgencia Humanitaria donde las medidas de protección son prácticamente inexistentes. Pienso en mi compañera, que vive el confinamiento en una habitación alquilada sola, con la única compañía de su móvil. En las mujeres internas en centros penitenciarios que viven este confinamiento dentro de una privación de libertad. Que loco!. En la pareja que ha quedado sin trabajo estos días y que no sabe cómo pagara la habitación a final de mes. En las mujeres que se ven obligadas a seguir ejerciendo el trabajo sexual porque tiene que pagar su habitación diariamente…

Y todas ellas viven aquí porque tuvieron que huir de sus países para salvar sus vidas por ser diversas, por ser mujeres lesbianas, mujeres trans*.

Algunas pusieron sus vidas en peligro durante el viaje, porque llegar al “país de las maravillas” blancas es muy caro. Otras, dejaron a todas sus personas queridas y resumieron sus vidas en maletas de cabina para no llamar la atención al llegar a territorio español.

Pero el país de las maravillas al que llegaron no es multicolor. El blanco tiñe a todas las profesionales que las atienden: a la policía, al asistente social, a la letrada, a la funcionaria, a la doctora, a la maestra…

Y ese blanco, no es un color neutro, es un color lleno de prejuicios que anula la riqueza y la luz de cada uno de los colores: sus vivencias, sus necesidades, sus expectativas, sus anhelos. Se intenta uniformar sus diversidades, sus interseccionalidades, dando respuestas teledirigidas desde las instituciones y sus leyes. Un blanco lleno de privilegios, casi nunca conscientes.

Dicen las autoridades sanitarias que nadie está a salvo de esta pandemia.

Es posible que el virus no detecte nuestra raza cuando invade nuestros cuerpos. Pero ¿y el sistema de alarma decretado? Este sistema, una vez más, reproduce nuestra sociedad discriminatoria y racista parando por la calle muchas más veces a las personas racializadas, con identidades de género no binarias, que a las personas blancas con expresiones de género heteronormativas.

Es difícil saber cómo se va a desarrollar esta crisis mundial. Algunas personas ya están diciendo que va a tambalear nuestro sistema de valores, que quizás sea una oportunidad para reconstruir un sistema más solidario. Pero cuando observas los pocos datos que van llegando desde los países de África y de Latinoamérica no puede más que encogerse el corazón.

¿Qué posibilidades reales tienen estos países para contener esta pandemia con las situaciones de pobreza, guerra, hambruna y falta de atención en la salud que ya viven la mayoría de las personas que lo habitan?

Me pregunto si esta pandemia no será la perfecta excusa para los países de dirigentes blancos y privilegiados, que hoy viven sus confinamientos con privilegios, de cerrar definitivamente las fronteras a las personas que, una vez más, tendrán que huir de sus países para salvar sus vidas.

La discriminación racial entonces tendrá nombre de virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.

error: Content is protected !!
Ir al contenido